Lunes, 27 Marzo 2017 00:00

BAÑOS DE CONTRASTE FRIO-CALOR

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

BAÑOS DE CONTRASTE FRÍO-CALOR - CÓMO REALIZARLOS, VIRTUDES Y BENEFICIOS


baños de contraste de agua fría y agua caliente se utilizan en la rehabilitación de lesiones deportivas o traumáticas desde tiempos muy antiguos, pero no por ser una técnica antigua es menos eficiente, sino que, en este caso, todo lo contrario.

 

Los baños de agua fría y caliente fueron en este sentido una de las primeras herramientas que los seres humanos utilizaron para incidir y modificar el funcionamiento del organismo. En el presente sabemos que ésta técnica influye en la circulación, por lo que es ideal para un sin número de lesiones.


Para la correcta realización de un baño de contraste necesitamos de ciertas características en el agua que utilizaremos para las dos cubetas que utilizaremos.


Características del agua en cada cubeta


Cubeta de agua caliente


El agua caliente debe de estar entre 38 y 44 grados centígrados, esta es la temperatura ideal para no quemarnos (recordando que el agua para hervir necesita 100 °C). Debemos de permanecer en ésta cubeta entre 4 y 6 minutos.


Cubeta de agua fría


Estará a entre 10 y 20 grados centígrados. Estaremos en ella entre uno y dos minutos.


¿Cuándo usar frío y cuando usar calor? indicaciones en lesiones músculo-esquelética
Otras alternativas para utilizar baños de contraste


Pues en realidad son para cualquier tipo de lesión musculo esquelética principalmente traumáticas, en éste modo de aplicación se da el ejemplo con cubetas una contiene agua fría y otra contiene agua caliente, pero entonces puedes introducir fácilmente la mano, muñeca, los pies o tobillos, ya que será complicado o digamos imposible sumergir el hombro o la cadera en una cubeta, pero es entonces dónde la misma técnica de contraste con estos mismos principios deberás aplicarla utilizando compresas calientes o frías, otra alternativa es sumergir un paño en la cubeta de agua caliente y luego aplicar éste paño sobre la lesión (calor por transferencia), el frío no se puede transferir tan fácil por lo que puedes colocar cubos de hielo o hielo triturado en medio de un paño de tela doblado o bolsas de hielo, y bolsas de gel frío que venden en las farmacias.


Pasos a seguir para la realización del baño de contraste


Luego de tener listas las cubetas con agua seguiremos los siguientes pasos:

  • Paso 1: comenzaremos siempre con el agua caliente.
  • Paso 2: pasamos al agua fría. Nos mantendremos allí el tiempo establecido para luego pasar de nuevo al agua caliente. Realizaremos entre dos, tres o cuatro cambios, alternando agua fría y agua caliente.
  • Paso 3: terminaremos en la cubeta fría o caliente dependiendo de la lesión; si es una lesión reciente terminaremos en agua fría, si la lesión se ha hecho crónica o se ha pasado por un largo período de inmovilización terminaremos en agua caliente.


Efectos de los baños de contraste y sus beneficios para la rehabilitación de lesiones


Los efectos de los baños de contraste sobre el organismo son claros y tienen que ver fundamentalmente con la circulación sanguínea, aunque pueden actuar también de un modo diferido sobre el sistema nervioso autónomo. Sus efectos son de este modo:

  • Aumento del riego sanguíneo y estimulación de vasodilatación (aumento del diámetro de vasos sanguíneos) y vasoconstricción (disminución del diámetro de los vasos sanguíneos).
  • Limpieza de los tejidos y reducción de los edemas.
  • Disminución de la rigidez y dolor previo a la rehabilitación y ejercicio.
  • Movilización y estimulación del sistema nervioso autónomo.
  • Indicaciones de los baños de contraste


Indicaciones de los baños de contraste


De acuerdo a los ya comentados efectos podemos utilizar los baños de contraste en los siguientes casos:
1. En la fase inicial/media de la rehabilitación, previo a esta y como preparación para los ejercicios, manipulaciones y movilizaciones que realicemos ya que va a favorecer que todo esté más suelto y con menos dolor.
2. Recuperación de esguinces de tobillo, fracturas del pie y tobillo y todo tipo de lesiones con inflamación y edema especialmente cuando ya están frías o cuando se retira la inmovilización. En estos casos lo que nos encontramos son unos tejidos empastados, duros y rígidos, con una circulación muy atascada y disminuida. Aquí es donde los baños de contraste van a ofrecernos sus mejores efectos al ayudarnos a limpiar estos tejidos
3. Muy útil en el síndrome de Sudeck (alteración de carácter crónico que afecta al sistema nervioso). Como una buena herramienta para ayudar a equilibrar el sistema nervioso autónomo mejorando la circulación y reduciendo el dolor.
El frío y el calor nos aportan muchísimos beneficios cuando los utilizamos individualmente, pero su utilización en conjunto nos trae maravillosos resultados. La realización correcta del baño de contraste y los ejercicios que te han indicado tu fisioterapeuta te ayudarán a continuar en casa tu rehabilitación. ¡Anímate a realizar un baño de contraste!

Visto 258 veces Modificado por última vez en Lunes, 27 Marzo 2017 22:13
Más en esta categoría: « CENTRO DE MEDICINA DEPORTIVA

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.



Resuelva la CaptchaJoomla CAPTCHA