Imprimir

SE NOS FUE "EL CHELE"

Por: Michangelo

 

Chele Araquistain

Aunque le conocí y le escuché desde los años 80, fue por el año 1993, cuando Oscar Miranda (Mirandita), me llamó para ofrecerme trabajo ocasional en Canal 2, de esos días. Comentar boxeo cuando había transmisiones.

Edgard Tijerino y Javier Araquistaín eran los compañeros en comentarios y narraciones.

Esa fue la ocasión de una amistad con el "Chele", que perduró por siempre. Conocí a sus hijos cuando eran unos niños. Una que otra vez los visité en su casa. Vivian entonces en Bello Horizonte.

En el 2010, Javier Araquistaín y Moisés Avalos, fueron los únicos Cronistas que atendieron la invitación y me acompañaron cuando en noviembre, presenté mi Libro, "Alexis La Leyenda", en un Hotel capitalino.

Entusiasta y colaborador, "El Chele" me destinó palabras de estímulo, motivadoras en esa ocasión. Moisés fue el excelente Maestro de Ceremonia.

En el mes de marzo del año pasado, después de varios años de no vernos, nos encontramos en el Matrimonio de nuestro amigo en común, el Ingeniero Jorge Cruz. 

"El Chele" Araquistaín tiene ya, los méritos suficientes para ser incluido en el Salón de la Fama. Y debemos hacerlo en este año.

Está con problemas de salud y no esperemos que se nos vaya antes. Debemos hacerlo en vida", refirió el Magistrado Emmet Lang, Presidente del Comité Olímpico y del Salón la Fama Nicaragüense, cuando conversábamos una tarde del mes de julio.

Y Javier, por sus méritos como Cronista Deportivo durante 40 años, por su versatilidad y consistencia, meses antes de su fallecimiento, fue incluido entre los Grandes del Deporte Nicaragüense.

Pese a que se le notaba el proceso de recuperación que estaba viviendo después de una cirugía, eso era en el físico nada más. Porque los chistes y las evocaciones de diferentes momentos vividos, le mantuvieron con el ánimo de siempre.

Supe de sus problemas de salud desde hace varios años. Unos 10 quizás. Más "El Chele", con su temperamento fuerte, el carácter terco y luchador, en medio de diferentes circunstancias propias de la vida, supo mantenerse en la pelea por la vida y la subsistencia.

Michangelo, pregúntamele a don Ramiro, el sastre, que si todavía está haciendo trajes. Necesito saber el precio, porque quiero llegar al evento del Salón de La Fama, con Traje Nuevo y a la medida. Vos sabes que yo soy fachento", me dijo días antes de inclusión. Y llegó con traje nuevo y a la medida.

Al borde de los 65 años de edad la vida le dijo ¡Hasta aquí, no más! A pesar de su resistencia, el ataque a su salud le hostigó y persistió. No hubo manera de seguir evadiendo los golpes y narrando deportes.

La hora llegó, el último round fue ayer martes 19. No pudo más "El Chele", pero batalló, y librando una pelea sin pausas, fue doblegado. Que Dios le tenga en sus brazos. Doy fe de que Javier reconoció y aceptó la Divinidad del Todo Poderoso.

Personalmente debo admirar, no solo sus recursos, la capacidad y el legado profesional de Javier, sino que el espíritu combativo del Chele, también debería de ser un ejemplo. Nos vemos Chele, en el momento oportuno y el lugar correcto.